Paraty,  é charmosa demais!

Paraty, é charmosa demais!

Paraty es uno de esos destinos de ensueño que reúnen absolutamente todo y para todos los gustos: playas espectaculares salvajes, playas turísticas, naturaleza, gastronomía, historia, cultura, deportes, vida nocturna, ambiente familiar, etc. Un lugar idílico dentro del estado de Río de Janeiro.

Recorrer las adoquinadas calles de Paraty es caminar por la historia de Brasil caracterizada como siempre por los contrastes. En su origen fue uno de los puertos principales del país, desde sus embarcaderos salían los barcos cargados de minerales y piedras preciosas procedentes de Minas Gerais camino de Portugal. Este hecho, junto a sus plantaciones de caña de azúcar trabajadas por manos esclavas, hizo que fuera una de las capitales más prósperas y ricas de toda Latinoamérica. La optimización de la ruta de minerales para llegar directamente a Río de Janeiro hizo que Paraty quedara olvidada y prácticamente abandonada, hasta que en la década de los 70 la construcción de la Rodovia de Río a Santos puso de nuevo en el mapa esta ciudad y la convirtió en punto turístico nacional e internacional.

La postal más típica de Paraty es una foto tomada desde el mar donde aparece la iglesia N. S. Das Dores con el blanco característico de los muros del centro histórico.

La clave de su resurgimiento es el gran estado de conservación que tiene. Sus calles se han conservado sin reformas y sus grandes mansiones coloniales parecen haberse congelado en el tiempo. Entre sus habitantes predominan artistas, escritores y hippies postmodernos venidos de todos los rincones, que se han empeñado en mantener la ciudad tal cual la encontraron y en evitar macro proyectos turísticos que destruyan ese equilibro. Y es de agradecer, ya que esa armonía se siente cuando se pasea por sus rincones.

El centro histórico está cortado al tráfico rodado y para pasear por sus adoquines os recomendamos calzado cómodo para evitar accidentes.

QUÉ HACER

La naturaleza que envuelve a Paraty es indescriptible e innumerable. Posee varias cascadas en sus cercanías, algunas de difícil acceso. Destacamos la Cachoeira de Pedra Branca y, sobretodo,  la Cachoeira do Tobogã. Esta última es de fácil acceso desde la carretera y, después,para llegar hasta ella hay que ir por una trilla bien señalizada. Al llegar verás a ávidos saltarines haciendo piruetas sobre sus rocas y te preguntarás cómo no se han roto la crisma (no lo intentes, damos fe de lo peligroso que es), y además cuenta con un restaurante de comida tradicional al que se accede a través de un puente colgante digno de una película de Indiana Jones.

Pero sí por algo destaca Paraty es por sus espectaculares playas y rincones. Las enumeran en 65 islas y 300 playas, aunque parecen muchas más. El único problema es que algunas de ellas tienen un acceso difícil, por eso, la mejor forma de conocerlas es yendo en barco. Por destacar algunas, no os perdáis Praia Vermelha con aguas tranquilas y transparentes, Praia da Lula únicamente accesible en barco con una naturaleza salvaje y dos islas enfrente, Praia do Sono de arena fina y aguas turquesas o Ilha Pelado Grande  que es tranquila y tiene algún puesto de comida.

Existen barcos turísticos que te llevan hasta las playas, pero si de verdad quieres sentir lo que es el lujo, alquila un barco privado en el puerto de Paraty. Dependerá de tus dotes de negociación, pero por unos R$400 podrás tener un barco entero para ti, que te permitirá acercarte a calas más pequeñas de difícil acceso y a zonas plagadas de peces para hacer snorkel.

Otra maravilla de la naturaleza en Paraty es el Saco do Mamanguá, un fiordo único en Brasil. Un brazo de agua de aproximadamente ocho kilómetros ladeado por altas montañas que por su difícil acceso sigue siendo agreste y despoblado conservando toda su exuberancia intacta. Hoy en día es una zona protegida y reserva natural. Sólo se ve algún miembro de la etnia guaraní pescando.

Además, Paraty acoge una de las mayores Fiestas Literarias del país (FliP), que durante 5 días revoluciona la tranquila vida de la ciudad con presencia de grandes autores internacionales, conciertos, mesas redondas, debates, talleres, etc.

GASTRONOMÍA Y ALOJAMIENTO

La ciudad tiene una amplia variedad de hospedajes y todas conservan su encanto tradicional. Igual de amplia es su oferta gastronómica, por recomendar algún local, podéis probar en Le Castellet regentado por franceses que hacen unos crepes deliciosos, Armazem Paraty que tiene tienda con productos indígenas y zona de restauración, desayunar (algo que no es tan fácil de encontrar) en Café Pingado. Un poco más alejado del centro, se encuentra Shambhala Lounge una joya de lugar que fusiona cocina asiática con brasileña y que además es centro de Spa recreando un paisaje exótico y con eco-trilhas propias.

Paraty tiene un encanto especial, no sólo por todo lo que ofrece, sino por su aura bohemia que no es tan fácil de encontrar en el resto de Brasil. Si tienes oportunidad, no dejes de conocer este tesoro histórico colonial.

Si quieres más información visita su web.




ESPECIAL SOLSTICIO DE VERANO / INVIERNO (II) MACHU PICCHU

ESPECIAL SOLSTICIO DE VERANO / INVIERNO (II) MACHU PICCHU

Ser gay en São Paulo

Ser gay en São Paulo