¿Está barato Brasil?

¿Está barato Brasil?

A mediados de julio, cenar en el Geiko-San, uno de los mejores japoneses del (muy pijo) barrio de Jardins en São Paulo costaba unos 50€. Hoy, apenas dos meses después, saldría por unos 35. Si miramos un poco más atrás, por cada euro se cambian ahora un 50% más de reales que hace un año. Y un 100% desde finales del 2010. ¿Qué está pasando con Brasil?

Las noticias sobre el país inundan las páginas de los periódicos, que hablan de una tormenta perfecta sobre su economía. Sin entrar en consideraciones sobre la crisis política ni la económica, es un hecho es que, para el turista, Brasil ha pasado a ser un destino más atractivo. No se trataba de un destino barato: el alojamiento en Río de Janeiro, Maresías o Trancoso estaba en niveles europeos, por no hablar del destino exclusivo y de lujo en que se ha convertido Fernando de Noronha. Con la devaluación, estos destinos pasan a ser más asequibles, y en un país con tantas diferencias como este, otros lugares pasan a estar realmente baratos. 

Aquí van algunas recomendaciones para los que puedan aprovechar la oportunidad:

  • ¿Cuál es el mejor medio de pago? Aunque cobren una comisión, sale a cuenta pagar con tarjeta siempre que se pueda, pues se aplica un cambio ajustado, mientras que las casas de cambio suelen cobrar enormes comisiones que pueden superar el 10%.
  • ¿Cuándo pagar en efectivo? Brasil tiene un problema con el duplicado de las tarjetas. Es bastante habitual, sobre todo en pequeñas tiendas de esas que saltan a la vista como "sospechosas", y sobre todo desconfía cuando no te vayan a hacer el cobro a la vista. También ocurre en ocasiones en cajeros automáticos, así que cuantas menos veces los utilices, mejor. En hoteles, restaurantes y shoppings no hay ningún problema, pero te recomendamos que revises tus extractos o te pongas alarmas de movimientos en el móvil.
  • ¿En qué zonas se nota más la caída? Como mencionábamos antes, en los destinos tradicionalmente más caros la diferencia es importante. En aquellos otros más moderados, especialmente el nordeste del país, permite por ejemplo disfrutar mejor de la gastronomía sin que nos asuste el momento de la factura.
  • ¿Es recomendable esperar más para conseguir un mejor precio? En el mercado de divisas es complicado hacer predicciones a corto plazo. Dentro de unos meses/años, posiblemente el real esté aún más barato, pero existirán también momentos de fuertes rebotes en el precio que podrían llevarlo de vuelta a niveles de 2014. También hay que tener en cuenta que Brasil es un país con una inflación importante, oficialmente por debajo del 10% anual pero que se dobla y triplica en muchos productos.
Cuando pagues en efectivo, no te olvides de regatear. Es habitual en puestos callejeros, zonas comerciales populares e incluso en algunas tiendas.

En definitiva, sin saber si este será el mejor momento para conocer Brasil, sí es indudablemente la mejor oportunidad de los últimos años, y recomendamos vivamente la visita a este pais de naturaleza exuberante, grandes contrastes y rincones paradisíacos.



Los remos de la bahía de Halong

Cartel 011, para paulistanos modernos

Cartel 011, para paulistanos modernos