Puerto Rico, allá vamos

Puerto Rico, allá vamos

La cita fue en Pangea, la agencia de viajes más grande del mundo. Habíamos sido citados el día de San Juan por turismo de Puerto Rico y Destilería Serrallés (que produce el ron Don Q) para asistir a una clase magistral de preparación de cócteles a cargo Álex Zambrano (Rum Ambassador de ron Don Q), en la que profundizamos en las experiencias que ofrece "la estrella del Caribe": Puerto Rico, un país que no solo tiene playas de ensueño, sino una naturaleza, cultura, historia y gastronomía que bien valen una visita.

Álex nos deleitaba con el proceso de creación de un nuevo cóctel aún sin nombre, mientras nosotros comenzamos a darle vueltas para encontrar uno que fuera apropiado: tomamos nota de la destilación 100% verde del ron, de la importancia de la guayaba, de la relación de la marca con el Quijote. Y cuando por fin pudimos probarlo, caímos rendidos ante el equilibrio de los sabores. Y como tenemos la manía de ponerle nombre a todo, pensamos que no sería difícil... ¡pero nunca habíamos puesto un nombre a un cóctel!

Así que nos pusimos manos a la obra y comenzamos a trabajar: empezamos por informarnos sobre la historia del país y sobre su realidad actual, sobre sus gentes y su cultura, tratando de destilar la esencia de Puerto Rico en un par de palabras. Después, nos pusimos a jugar con los ingredientes en busca de inspiración, pero después de horas de prueba y error los nombres que se nos ocurrían tampoco funcionaban. No hay más que ver el vídeo. ¡Necesitábamos inspirarnos! Así que decidimos viajar a Puerto Rico desde nuestra terraza:

Hasta que...EUREKA! Volvimos sobre nuestros pasos y terminamos por darnos cuenta de que lo sencillo siempre funciona mejor: revisamos la receta -3 partes de Ron Don Q, una de zumo lima, otra de azúcar líquido, un chorrito de vermut rojo y generoso zumo de guayaba- y dimos con un nombre que por fin nos llenaba. Porque el ron Don Q se merece tener a la mejor compañera posible, y decidimos que esa compañera en forma de cóctel no puede llamarse de otra manera que doña Juana.

Ahora, gracias a ron Don Q y Puerto Rico sabemos mucho más sobre el país: conocimos que en las islas estaban los taínos antes de llegar Colón, o mejor dicho, Martín Alonso Pinzón. Y que llamaban a la isla Borinquén por un pequeño crustáceo endémico. Hemos conocido más sobre el folclore, sabemos quiénes son los jíbaros, qué es chinchorrear y conocemos el canto de los coquíes. Hemos aprendido sobre la mezcla de culturas que engrandece su patrimonio, que a la selección de fútbol se le conoce como el huracán azul, y que las navidades de Puerto Rico son las más largas del mundo.

Pero no es suficiente: queremos ir allí y conocer en primera persona el país. Bañarnos en el Caribe, pasear por el Viejo San Juan, alucinar en las bahías luminiscentes, caminar por el bosque de El Yunque, probar el mofongo, bailar salsa...Y sobre todo, confirmar que ese cóctel es aún más delicioso si se toma en allí, con su clima tropical y acompañado de la alegría puertorriqueña: no en vano es el país más alegre del mundo. Larga vida a doña Juana!


Más información

Turismo de Puerto Rico: http://www.seepuertorico.com/es/

Ron Don Q: http://donq.com/

PANGEA travel store: https://www.pangea.es/

 



La belleza de las cosas

La belleza de las cosas

Lugares "secretos" de Berlin (guía de Berlin, 2ª parte)

Lugares "secretos" de Berlin (guía de Berlin, 2ª parte)