Burj Khalifa o cómo poder ver una ciudad que parece de mentira

Burj Khalifa o cómo poder ver una ciudad que parece de mentira

 

Dubai siempre me ha parecido una ciudad de cartón piedra, prefabricada sin nada realmente genuino. El calor sofocante que te suele recibir tampoco ayuda a que te encuentres cómodo, ni sus calles vacías con esas distancias entre un sitio y otro. El derroche llevado al extremo comparado con los barracones donde viven los trabajadores que los construyen.

Si no conoces la ciudad nada mejor para hacerlo que desde la torre más alta del mundo, el edificio de Burj Khalifa. Para encontrar la entrada tendrás que explorar el mega centro comercial Dubai Mall  (aquí todo es a lo grande ya sabes…). Si no te entretienes en la pista de sky o en el circo para niños, encontrarás en la planta baja, cerca de la salida del metro, la entrada.

La torre tiene en total 186 plantas con 828 metros de altura, pero “sólo” podrás subir hasta la planta 124, donde se encuentra un mirador de 360 grados, llamado “At The Top”. El camino que te lleva hasta allí recrea toda con mucha expectación, parece que estuvieras en un parque temático con música ambiental épica incluida. El ascensor es asombrosamente rápido y al abrir sus puertas te topas directamente con las vistas que te esperan.

Desde los 442 metros a los que te encuentras tienes una perspectiva total de cómo Dubai es una ciudad robada al desierto. Una de las preguntas que me hice es hasta cuando iba a ser sostenible una ciudad así, para que tengáis un dato, sólo el Burj Khalifa necesita de 946.000 litros al día para abastecerse.

¿Y tú? ¿Has subido? ¿Qué te pareció?

 

Truco: aconsejamos comprar la entrada por internet. Es más barato, y evitas las colas o el cartel de “No hay entradas”.



Rinconcito Peruano, el mejor ceviche de Sao Paulo

Tatu Bola, perfecto para el afterwork