¿Sabías que en Brasil no hay “Ratoncito Pérez”?

Ni ratón, ni hada de los dientes ni ninguna fábula parecida. ¡Ni siquiera un regalo o moneda reciben los niños! La tradición en Brasil  es bien diferente, cuando a un niño se le cae un diente de leche tienen que lanzarlo al tejado de las casas diciendo esta frase: “Mourão, mourão! Pegue esse dente podre e me dá outro são”. Después los niños piden un deseo y se les cumplirá según vaya creciendo el diente en el tejado.



Mocotó: el éxito de la cocina popular brasileña

El Halong del interior de Vietnam

El Halong del interior de Vietnam