Gran Canaria, qué ver en un fin de semana

Gran Canaria, qué ver en un fin de semana

Advertimos, ir sólo tres días a Gran Canaria es escaso y puede provocar el efecto contrario, mayor grado de ansiedad y más ganas de volver. La isla tiene una energía que se siente y el carácter acogedor, simpático y dicharachero de los canarios hará que pronto te sientas como en casa (seguramente hasta mejor que tu propia tierra), por eso, aunque sólo dispongas de tres días, sentirás una desconexión total y es uno de los destinos para escapar de la rutina que recomendamos fehacientemente.

Lo primero que os recomendamos para planificar vuestra ruta es alquilar un coche en el aeropuerto, hay varias compañías y se encuentran ofertas interesantes en la Red que incluyen seguro a todo riesgo para viajar tranquilo. Os dará libertad de movimiento y facilidad para recorrer la isla.

Las Palmas

Empezamos por la capital de la isla, separada en dos zonas. Por un lado, el centro histórico y, por otro, la conocida Playa de Las Canteras. Si dudas en donde alojarte no te preocupes, la línea 12 de guagua une ambas zonas por sólo 1´5€ y sale más económico que moverte con coche donde los parkings tienen precios abusivos.

El barrio de la Vegueta es el corazón de la ciudad, el centro fundacional de Las Palmas. Muy bien conservado con estilo colonial que recuerda a lugares como Cartagena de Indias o Salvador de Bahía, con sus alegres casas coloridas y sus fachadas con porches de entramado de madera. Os recomendamos La Catedral de Santa Ana que tiene uno de los pocos claustros de madera que se conservan en España, llamado Patio de Los Naranjos. Frente a la fachada esperan pacientemente en la Plaza de Santa Ana 6 perros, unas esculturas que, si bien se desconoce su origen, se decidieron colocar como recordatorio y justificación de los orígenes etimológicos que se creen de “Canarias”, la tierra de los canes. Continuamos por la ruta por uno de los lugares más fotografiados de la isla, la Casa de Colón, que recoge datos de los pasos del descubridor por la isla. Otros puntos de interés son la calle de los Balcones o la Plaza del Espíritu Santo. Aunque sin duda, lo que más atrae hoy en día a la gente al barrio, son los locales nocturnos, zona para cenar y salir que se concentra sobre todo los viernes y sábados por la noche.

Seguimos por el Barrio de Triana, paseando por la Calle Cano te toparas con la casa-museo donde nació Benito Pérez Galdós, y a pocos metros, se encuentra uno de las tiendas Zara más bonitas que hemos visto, en una casa típica canaria sin haber transformado nada de su carácter original. A pocos metros, en la Plaza Caraisco el edificio más espectacular (para nosotros) de Las Palmas, el imponente Gabinete Literario. Si queréis reponer fuerzas, en la misma plaza se encuentra el Hotel Madrid con una cafetería, con ambiente de principios de siglo y que recoge las fotos de todo aquel ilustre cliente que ha pasado por allí. Y si tiene ganas de compras, la calle Mayor de Triana es la más comercial del centro.

Además, Triana es famoso por sus tabernas y restaurantes donde probar las típicas papas arrugás, sus sabrosas ensaladas de tomate o el queso herrero a la plancha. Si no quieres arriesgar, ve directo al restaurante La Travesía de Triana, o a Allende, comida de fusión con ingredientes tradicionales, un buen lugar para probar el queso herreriano, por ejemplo, y donde es obligatoria pedir de postre cheesecake con maracuyá, ¡son palabras mayores!

Las Playa de Las Canteras

Una de las playas urbanas mejor valoradas de España y no es de extrañar, pese a tener un paseo repleto de bares y restaurantes, no pierde su carácter tradicional gracias a la multitud de pescadores tradicionales que siguen saliendo todos los días a sus aguas, y no es de extrañar, ya que su fondo marino acoge una gran reserva de vida marina. El paseo que transcurre de La Puntilla al auditorio de Alfredo Kraus, un camino muy agradable donde ir viendo a los múltiples artistas arenistas que se salpican por la orilla o a surferos cogiendo olas. Los viernes, el ambiente de la zona se concentra en el Mercado del Puerto con música en directo y diferentes bares donde ir probando tapa a tapa sus especialidades.

Alrededores de Las Palmas

A poco más de 10 kilómetros del de Las Palmas se encuentra Arucas, conocido por su famoso ron miel de Arehucas, y por tener la conocida como La Catedral de Arucas, a pesar de no ser ni catedral, ni basílica, pero su imponente aspecto exterior no encaja con su auténtico nombre: la Parroquia de San Juan Bautista. El centro de la ciudad de estilo colonial muy bien conservado, un paseo para hacer cámara en mano.

Próximo al aeropuerto de encuentra la playa de La Garita, de las pocas de la isla con arena negra de procedencia volcánica, con un paseo que recorre el litoral donde encontrarse las playas salvajes de San Borondón o el Bufadero, que son formaciones circulares de cráteres de roca basáltica de una belleza natural única. La zona es solitaria y tranquila, e invita a pasear sin prisas y disfrutar de la fuerza del mar a lo largo de su paseo con varios miradores.

Justo en el epicentro de la isla se encuentra el bonito pueblo de Tejada, cuenta con un famoso mercadillo. Aunque lo que realmente atrae a los visitantes es el próximo Parque Natural del Roque Nublo, una de las postales más emblemáticas de la isla por el famoso Roque de El Fraile, monolito de piedra cuya silueta recuerda a un fraile con sus hábitos y las manos orando (hay que echarle imaginación, sí…). El parque es de origen volcánico y se eleva a 1813 metros sobre el nivel del mar. En día despejados, se ve sin problemas el Teide de Tenerife.

Jardín Botánico Viera y Clavijo, de naturaleza salvaje recoge toda la flora autóctona de las islas canarias. Por ejemplo, acoge todos los ejemplares de palmeras de las islas y muchos de los cactus centenarios. El camino está asfaltado y es fácil de hacer, durante el paseo puedes toparte con una cascada, el jardín secreto o un centenario puente de piedra.

Puerto de Mogán, ya en el sur de la isla. Es conocida como la pequeña Venecia por las pasarelas que cruzan el río que lleva al mar. Es un lugar turístico, pero con encanto, con casas blancas decoradas con buganvillas de colores. Los viernes por la mañana tienen un mercadillo artesanal muy recomendable, y si optáis por este plan, pasaros por Home Bakery pastelería artesanal abierta desde las 8 AM que será la perdición de los golosos.

Anfidelmar, es un mega complejo turístico privado donde tendrás que tomar uno de sus ascensores cruzar la plaza e ir a Maroa Club de Mar, olvidarse del reloj y disfrutar de un “copazo” sin prisas a última hora de la tarde.

Puerto de Maspalomas, conocido por la Playa del Inglés como enclave turístico su auténtico atractivo son los kilómetros de dunas y la Charca de Maspalomas, ambas declaradas zonas naturales protegidas. La mejor hora para ir es ante de anochecer por el espectáculo de luz que ofrece. ¡Ojo! El GPS puede traicionar, sino lo encontráis fácil probad a poner “Faro de Maspalomas” y llegareis sin pérdida.

En resumen, Gran Canaria ofrece múltiples contrastes en poco más de 1.500 kilómetros cuadrados: patrimonio único, arquitectura histórica, kilómetros de playas espectaculares, parque de naturaleza salvaje, zonas desérticas, rocas volcánicas, gastronómica y, sobre todo, su gente acogedora con un cálido clima cuya media anual ronda los 23 grados. Un paraíso en el que te faltaran días para disfrutarla.



Los mejores anocheceres del mundo

El viajero respetuoso

El viajero respetuoso