Conoce Corea del Sur (y a los coreanos) en estas 40 reflexiones

Conoce Corea del Sur (y a los coreanos) en estas 40 reflexiones

No sé si os pasa a vosotros, o tal vez sea deformación profesional (soy socióloga). Pero cada vez que visito un país nuevo me encanta observar a la gente, sus comportamientos, como interactúan entre ellos y comienzo a buscar paralelismos entre aquellos países que ya he estado. Tal vez dé tranquilidad, y se quite ese vértigo a lo desconocido, encontrar pautas parecidas que ya hayamos vivido antes.

Corea del Sur, un país con identidad propia

Con Corea he tenido una especie de choque, a priori pensaba que iba a visitar un país parecido a Japón. No sólo en arquitectura con sus templos, palacios y mega ciudades, sino, sobre todo, con el carácter afable, cercano y muchas veces infantil de los japoneses. Nada más lejos de la realidad. Corea es un país con identidad propia, difícil de encorsetar en una definición, en el que se notan aún las cicatrices de su guerra con Japón y donde la influencia de la cultura China está muy presente. El confucionismo es un modo de vida, pero da la sensación de que es más bien algo forzado socialmente que asimilado por buena voluntad.

Tras mi estancia en Corea del Sur os comparto estas reflexiones, impresiones y curiosidades. La principal, es que da la sensación de que no saben disfrutar del momento, de las pequeñas cosas. Ahí van el resto… Corea en 40 puntos:

1. Está mal visto fumar y por eso fuman a escondidas. Y en cada esquina ves a gente tras los cubos de basura dándole una calada rápida al piti.

2. Hablan más inglés del que me esperaba, sobretodo los jóvenes. Algo que facilita bastante moverse por el país.

3. Les llaman "los latinos de Asía" pero no son taaaan simpáticos. Me esperaba más sonrientes y abiertos, como los japonés, pero no son así, son más bien "secos".

4. Las parejas de novios tienen la moda de ir vestidos exactamente iguales.

5.  No he visto a nadie con gafas de sol, ¿por qué? Yo también me lo pregunto porque tiendas hay y muchas.

6. Son muy lineales vistiendo, todo colores cálidos, líneas rectas, no arriesgan en sus looks.

7. Tienen un serio problema de mucosidad, están al nivel de China. Y no pierden la ocasión de escupir donde les pille. Muy, muy desagradable.

8. Todos huelen fuerte, no es que sea un mal olor es un olor especial ¿será el kimchi?

9. Comen kimchi a todas horas, sus cualidades son de sobra conocidos internalicionalmente. Se trata de verduras picantes fermentadas picantes y saladas. A los que no estamos acostumbrados al picante al principio cuesta, pero en cuanto te acostumbras se convierte en un imprescindible en cada comida.

10. Lo de ir de pie en el metro no va con ellos... se empujan por sentase en algun sitio vacio si es necesario .

11. Les encanta mirarse en los espejos, es tanto que cualquier reflejo les sirve para retocar su ya estudiado look.

13. Tienen una obsesión por la estética y la imagen que sobrepaso lo sano. ¡¡Llegamos a ver productos estéticos hasta para bebés!!

14. Cuando buscas en google ruta de cómo llegar a una ciudad solo te dan opción de bus y, a veces, tren, ni de como ir andando ni cuanto se tarda en coche /taxi. ¡Ojo! Que esto puede complicar alguna ruta.

15. Es normal verles con los zapatos, da igual que sean zapatillas de deporte, destalonados tipo como si fueran chancla.

14. ¡Ojo! El rojo es el color considerado de "chicas". Si eres muy varonil mejor vestirte de rosa aquí...

16. No ven bien. Os sorprenderá la cantidad de ópticas que hay, ha de ser debido a su escritura donde una pequeña raya cambia totalmente el significado de las frase. Esos les hace ampliar la letras de los dispositivos hasta tamaños gigantescos.

17. No hay el número 2 en los ascensores. No entendimos por qué ya que el número de la mala suerte allí es el 4.

18. Odian a los japoneses. Sobretodo es debido a los abusos que cometieron en el país durante la invasión de 1910 a 1945, por eso mejor no comentar nada de este país porque el odio es visceral.

19. Tienen una obsesión excesiva por hacerse selfies. Se ve a grupo de amigas haciéndose cada una uno a modo individual, sin que salgan sus amigas.

20. Eso sí, en las fotos no te les esperes sonriendo o haciendo poses. Siempre posan serios y como si estuvieran en un estudio de fotografía

21. El precio del café es exagerado en un país en el que es tan barato comer.

22. Creen que por el solo hecho de ser occidental hablas inglés, no entra en su cabeza que no lo hagas porque tu idioma materno sea otro.

23. ¡No hay desodorante! Como no suelen sudar, simplemente no lo usan y es una mision casi imposible encontrarlo en las tiendas.

24. Pese a la obsesión por la cosmética en generaldonde en cada calle te encuetras al menos 5 tiendas de potingues, es curioso no encontrar perfumerías. ¿No usan perfume? Eso explicaría el punto 8.

25. Aquí el uso del whatsapp es residual, la reina de las aplicaciones de mensajería es KaKaoTalk. Todo el país está lleno de merchadising de sus iconos, incluso hay tiendas exclusivas de sus productos.

26. Hay millones de tiendas de calcetines, ¡por todos lados!

27. No hay gente pidiendo en la calle, no hay vagabundos. Sí que se ve gente recogiendo cartones, pero no piden dinero porque socialmente está fatal visto.

28. Por la mismo razón no aceptan propinas en los establecimientos, lo ven como acto de ofensa.

29. No hacen muestras de cariño en público, no solo las parejas cuyo máximo gesto que verás es ir de la mano, sino que tampoco ves que besen a los niños o les hagan una caricia.

30. Tienen tan obsesión por su móvil, que la mayoría tienen adherida una especie arandela a modo de anillo para que sea una prolongación de su mano.

31. No está muy desarrollado para el turismo internacional, así que salvo en Seúl, será dificil encontrar tiendas de souvenirs.

32. Tienen una extraña obsesión por París, está lleno de pastelerías con decoración parisina y de objetos con ilustraciones de la ciudad de la luz.

33. Todas las casas tienen suelo radiante, aquí es algo excepcional y hasta casi de lujo, pero ellos ya en los palacios de hace siglos tenian un sistema de calefacción por el suelo. Por cierto, ¡un auténtico lujazo!

34. Es costumbre alquilar el traje folklórico y pasear con la ciudad con él. No creáis es algo para turistas, no, los propios coreanos se visten con él, van a los sitios turísticos y serios y concentrados y con poses estudiadas y cuidadas para subirlo a sus redes sociales.

35. ¡Hay wifi por todos los lados! Con redes abiertas, comodísimo cuando estás fuera de tu país.

36. Tienen tal obsesión por la intimidad, que los vagones de metro tienen un curioso sistema en los cristales que se oscurece y aclara según pasas cerca de alguna vivienda.

37. Los platos de ducha no han llegado aquí. Las duchas son abiertas en los baños, por eso es imprescindible llevarte una chanclas porque se empapa todo. En todos los hoteles hay un par reutilizable de cortesía.

38. Los autocares son de propiedad individual, lo que hace que cada uno lo decore a su estilo creando mezclas kitch de lo más curiosas.

39. Es un país absolutamente seguro, puedes dejar tu cartera en una mesa, volver una hora después y ahí seguirá.

40. Utilizan la “técnica del desgaste”, insistir en un tema hasta que te cansas y desistes con tal de no decirte no previamente.

** Todas las fotos de este post están hechas con el móvil Huawei P10 y no han sido editadas.



La mujer de Viena

La mujer de Viena

Piérdete por el oasis del ‘Vintage’, en el Rastro de Xaló (Jalón, Alicante)

Piérdete por el oasis del ‘Vintage’, en el Rastro de Xaló (Jalón, Alicante)