El barrio de los pecadores

Todo lo que la noche puede ofrecer está en el barrio rojo de Hamburgo. Evasión y cultura en bares, cafés, teatros y cabarets, pero también su lado más oscuro en forma de crimen y drogas, sex-shops y burdeles.

Ubicado en el distrito de Sankt Pauli, el Reeperbahn hace referencia a la calle principal, donde se desarrolla una intensa vida cultural y frenética movida nocturna. En apenas unos metros, puedes visitar lo que queda de los clubs en los que se iniciaron Los Beatles, asistir a la ópera o aprovechar la happy-hour de unos garitos siempre llenos al anochecer.

Ironías de la historia: En el siglo XVII la calle Große Freiheit (Gran Libertad) era el único lugar donde los católicos podían practicar su fe. Ahora, es una sucesión de clubes de strip-tease y discotecas, con el mítico DollHouse a la cabeza. 

Sugerencias: Empezar la noche tranquilamente en el peculiar Drei zimmer wohnung, y luego tomar unos tragos en el Lucky, para acabar bailando en los clubes Mojo o Pudel. Si tenemos fuerzas, acabar desayunando un Bismarck de arenque con cebolla en el cercano Fischmarkt.

En definitiva, Sankt Pauli es un barrio lleno de vida, y el Reeperbahn una zona a la que acudir sin prejuicios.

 


Lugares destacados: La Beatles-Platz y su simpática escultura conmemorativa de la banda. Herbertstrasse, protegida con biombos, es la calle de los escaparates. Solo hombres mayores de edad. 

The Beatles: Los fanáticos no pueden dejar de visitar Indra Club, Gretel & Alons y Kaiserkeller.

Cultura: Además de su amplia oferta de conciertos y teatro, en septiembre tiene lugar un festival de tendencias (http://www.reeperbahnfestival.com/)

Cómo llegar: S Bahn, líneas S1, S2 y S3.

 



Comer sushi en un buffet japo: Sushi Isao

Retrospectiva de Yayoi Kusama en el Instituto Tomie Ohtake