Olvida la pizza italiana

Olvida la pizza italiana

Aunque suene a herejía, São Paulo presume de tener las mejores pizzas del mundo. No en vano se trata, junto con el sushi, del plato típico paulistano. Es la segunda ciudad en consumo a nivel mundial, solo tras NY, con unos datos que asombran: existen unas 6.000 pizzerias, y se consumen cada día más de un millón de pizzas.

Existe una rica cultura alrededor de la pizza, que se asocia a celebraciones de todo tipo. Desde 1985 existe el "Día de la Pizza", que se celebra el 10 de julio. También los domingos es tradición sentarse en familia para cenar una pizza meio-a-meio.

El origen de esta obsesión hay que buscarlo en la inmigración italiana del siglo XIX, que trajo sus tradiciones y gastronomía, que aún perviven hoy: se estima que el 60% de los paulistanos tienen algún ancestro italiano, constituyendo la comunidad más grande fuera de Italia. En aquel entonces, se localizaban en el distrito de Brás, pero ahora las mejores pizzarias pueden encontrarse en cualquier lugar, con los barrios italianos de Bixiga y Mooca constituyendo un potente foco de atracción.

Llama la atención el alto nivel general: es casi seguro que, pidas donde pidas una pizza, estará buenísima. A ello contribuye el hecho de estar casi siempre cocinada en horno de leña: al estilo napolitano o al romano, redonda o cuadrada, sencillas o gourmet, con ingredientes tradicionales o con otros locales como la linguiça o el queso Catupiry (impresionante la pizza 5 quesos!), existe toda una liturgia alrededor de ella, sirviéndose porción a porción por el camarero.

Meia a Meia: La mayoría de los restaurantes permiten seleccionar varios sabores diferentes en la misma pizza (en algunos casos, hasta 4). Dada la longitud de las cartas de algunos restaurantes, con más de 100 variedades de pizza, se agredece para poder probar varias.

Por último, no nos olvidamos de los más golosos. La pizza también puede pedirse de postre: pizzas dulces, normalmente disponibles con cobertura de Nutella, fresa, banana, m&ms, frutos secos o brigadeiro...toda una experiencia.

En definitiva, si pasas por Sao Paulo tienes que probar la pizza. Aunque es imposible llegar a conocer todas las posibilidades, nunca falla ir a alguno de nuestros lugares favoritos: Veridiana, 1900 y Braz, o la pizzaria más antigua aún en funcionamiento (desde 1924), Castelões. Con servicio de delivery por si se quiere disfrutar en casa. Bom apetite!

 

 



Feria de Antigüedades de Masp, planazo para los domingos

Tívoli: Divertirse en un parque de atracciones del siglo XIX

Tívoli: Divertirse en un parque de atracciones del siglo XIX